“La vida de peleador es diferente en muchos sentidos, estoy dedicado 100 % a esto, para ser profesional tienes que darlo todo, el sueño de mi vida siempre ha sido pelear en las grandes ligas, quiero ser el mejor peleador del mundo”. Carlos Córdoba

Carrera

Empecé hace 6 años, al principio me gustaba mucho el Jiu Jitsu. Mi primer profesor, fue en lo que más trabajó conmigo, sin embargo, el deporte ha evolucionado y ya no se puede ser unidimensional, ahora hay que ser un peleador completo, tener un balance tanto en el piso como arriba, no se puede tener debilidades, ahora cuesta que algún oponente tenga debilidades.

La transición de peleador “Amateur” a profesional es dura, es enorme la diferencia tanto en la pelea, como la preparación, dieta y compromiso. Hay que ser profesional con todo el sentido de la palabra, la mentalidad, el roce al que estas expuesto está a otro nivel.
Mi primer pelea profesional la perdí por decisión, lamentablemente, debute con el pie izquierdo, fue la pelea más dura de mi vida, no solo por el rival que tenía buena experiencia, sino también la mentalidad, fue el campamento más difícil de mi vida, tuve muchas lesiones, no pude llevar la dieta, tuve un virus estomacal dos semanas antes de la pelea, hice algo que no volveré a repetir, que fue pelear con un desgarro en la pierna y esto me jugo una mala pasada, no me dejó estar 100% con el nivel que yo quería

Equipo

Tengo dos equipos, los dos son igual de importantes para mi, Alianza MMA es donde paso la mayor parte del tiempo, aquí hago Jiu Jitsu y “Sparring” con mis compañeros, también doy clases aquí. De la mano va Zoo Squad, en donde para mi, se encuentra el nivel mas alto de Costa Rica, esta Walter “El Burro” ZamoraCarlos “Changuito” CalvoJose “Puppy Calvo y nuestro papá Chris Guevara, ellos me impulsan al límite siempre, cuentan con bastante experiencia y son profesionales hace mucho. Los dos equipos se complementan y mi entrenador principal, que es Magdy Villalobos, fue el que me enseño desde 0 prácticamente, siempre me aconseja, y está ahí para mí.

La vida de peleador es diferente en muchos sentidos, estoy dedicado 100 % a esto, para ser profesional tienes que darlo todo, el sueño de mi vida siempre ha sido pelear en las grandes ligas, en la UFC con los niveles más altos y los mejores peleadores del mundo, quiero ser el mejor peleador del mundo, mi prioridad ahora, es salir del país en unos cuantos meses, tener nuevas experiencias, compañeros y profesores para foguearme y tener mas conocimiento. Quiero pelear donde sea que haya peleas, porque en Costa Rica está un poco difícil.
Me considero una persona tranquila, amistosa y pacífica. La gente cree, que, porque uno es peleador, uno es un loco que anda buscando peleas en la calle y es todo lo contrario. Adentro de la jaula me convierto complemente, hay un “switch” que se activa dentro de mí a la hora de pelear y entrenar. Cuando me dicen que tengo pelea, me levanto motivado y se activa una chispa que se hace más grande cada vez que se acerca la pelea, disfruto todo el proceso antes de una pelea, en especial la última semana y el ultimo día donde toca demostrar en lo que estuviste trabajando. “Es duro no ver a la familia, novia y amigos por prepararse”

A mi familia, me imagino que les costó aceptar la idea de que fuera peleador, tal vez mis padres pensaron que que yo iba a estudiar, tener otra profesión, pero eso no fue lo mío, nunca lo fue y no creo que pase. Mi papa siempre le ha gustado los deportes de contacto, él es cinta negra en Taekwondo, hizo boxeo, Judo y karate, ha estado ahí desde mi primera pelea. De ahí viene creo mi gusto por el deporte. Creo que quise ser peleador con mi primera pelea “Amateur” donde la gente me empezó a apoyar, veía las peleas en la tele y decía quiero estar ahí.

Recuerdo que cuando entrenábamos mucha gente te decía que fueras boxeador, que te iba a ir mejor y que había más futuro ¿ Alguna vez lo consideraste?

Claro, porque en especial me decían que el boxeo pagaba más que las mixtas, y lo consideré, pero en realidad lo mío era el MMA, no me importa si gano más siendo boxeador, porque las mixtas es lo mío y no me voy de aquí.

Carlos Córdoba es un peleador de 25 años, Herediano, lo conocí cuando entrenábamos Jiu Jitsu juntos en un gimnasio en Alajuela y desde ahí el continuó su camino para convertirse en peleador profesional, personalmente para mi es una persona dedicada a lo que hace y lo hace bien, una persona con muchos valores, excelente amigo y compañero.

Fotos por: Daniel Tamayo Y Ultrazonic Magazine
Copyright © Todos los Derechos Reservados

Lea También : Interview With Fabian From Skateadelics