El proyecto de Asa nació por un deseo de utilizar la música como herramienta para comunicar. Ahora unos meses después de una gira por Palestina, el artista nicaragüense radicado en Costa Rica volvió recargado de inspiración y nuevos propósitos.

Viajar a Palestina

Todo empezó con una conversación con Phill Jones, amigo quien trabajó en un proyecto de agricultura y desarrollo en Palestina por 6 años. Él se contactó con Asa para invitarlo a Palestina en abril y presentarle la oportunidad de realizar conciertos en la zona con personas y organizaciones aliadas. Después de contratiempos con la gestión del pasaporte costarricense y la compra de los vuelos, el viaje se hizo realidad.

Visitar Palestina es viajar en el tiempo a través de la historia que albergan sus paisajes y edificios, pero también es dejarse atravesar por el trasfondo político de lo que sucede todos los días. En las conversaciones que tuvo el artista con personas del lugar pudo observar que estaban muy conscientes de su realidad y se sintió inspirado porque sintió que todos estaban unidos por la misma causa de la libertad.

“Cuando un país, que no es reconocido como país en diferentes lugares del mundo, está oprimido y la realidad es una bofetada en la cara todo el tiempo usted puede ser millonario en Palestina, pero usted entiende y sabe lo que está sucediendo. Lo sabe porque es muy palpable, está en todos lados. Todo el mundo lo sabe porque lo viven todos los días.”
– Asa

Espacios para compartir

La primera presentación que tuvo en Palestina fue un jam session en The Citadel, centro cultural y gastronómico ubicado en Belén, para promocionar el concierto que iba a dar el sábado. Este espacio fue una oportunidad de conocer a muchas personas y tener conversaciones con los asistentes del show. Para Asa este primer contacto fue muy íntimo, se sintió muy emocional y requirió de adaptarse al momento, ya que en esos días se estaban realizando protestas debido al asesinato de una activista.

El segundo concierto fue en un jardín en Ramallah, este contó con un formato interactivo en el que cada vez que terminaba una canción le hacían preguntas al artista. Asa compartió historias de viajes y de su niñez en Costa Rica. En esa presentación tocó por primera vez su canción “Medio Oriente” escrita con el motivo del viaje a Palestina y tocó las emociones de muchos de los asistentes.

Finalmente, el último concierto fue sumamente especial por el venue en el que fue realizado. Space Collective es un centro cultural ubicado en Birzeit donde se reúne un estudio fotográfico, un estudio de grabación y venta de ropa de segunda mano. Dina y su hermana, las creadoras de este espacio, y otras mujeres artistas que asistieron al concierto inspiraron a Asa a seguir haciendo música y comunicar a través de ella.

“Este viaje y los shows salieron de un buen lugar dentro de mí, siento que por eso conecté más con las personas de lo que me pude haber conectado en otras etapas de mi vida. Pienso que tiene mucho que ver con el momento de mi vida que estoy viviendo, el conocerme y sentirme más consciente de mi alrededor.”
– Asa

Lo que viene

El artista se encuentra trabajando en su primer EP como solista. Esta producción representa una transición de idiomas y culturas que retrata su vida y sus experiencias.

Por otro lado, pronto se estrenará “Los pasos invisibles por Latinoamérica”, documental de la inmigración por Latinoamérica donde Asa participó en una de las entrevistas y compartió sus experiencias y aprendizajes sobre crecer en Costa Rica como extranjero. Además, Organicways, banda en la que es vocalista, colaboró con una canción en la obra cinematográfica.

Otros de los materiales que saldrán a la luz pronto son dos sesiones en vivo, una en colaboración con Jaffet Víquez y Nana Echeverría y otra en Ático Podcast.

Lea también: Passiflora: Un regreso desde el amor y la transformación

Fotografías por enviadas por Lit Inc y Asa
Copyright © All Rights Reserved

Para conocer más sobre nuestros servicios y creación de contenido para tu marca, contactar vía whatsapp.