Con una noche llena de magia, historias y sorpresas Passiflora regresó a los escenarios después de seis años de ausencia.

Karol Barboza y un abrazo al corazón

Karol Barboza inició la velada acompañada de un ukelele y su acogedora voz. “Soy de Madera” fue la primera canción de esta noche que movió nuestras emociones. Karol nos cantó sus reflexiones sobre la felicidad, el miedo y la paz.

El setlist se compuso tanto de canciones de su último álbum “Secreto” como “Ser Feliz” tanto de sencillos como “Bronce y Lava” y “Canto Sincero”. Su presentación nos transmitió imágenes del bosque, jardines y ruiseñores entre lecciones como dejar ir el rencor y transitar la tristeza.

La transparencia y vulnerabilidad que la cantautora costarricense nos compartió hizo que fuera inevitable conmoverse y sonreír. Con flores y cantos Karol se despidió del escenario dejándonos un abrazo al corazón.

Reconectar con la esencia de Passiflora

A lo largo de la noche se nos contó la historia de Passiflora. Una historia que según la banda se basa en “crear, dejar ir y retomar desde el corazón”.

El show comenzó con el relato de lo que fueron las semillas de Passiflora. Los inicios de Mariana Echeverría encontrando un refugio en la música junto con sus amigas de la infancia. Este refugio terminó transformándose en conciertos en la Feria Verde y bares de San José.

En poco tiempo la banda creció hasta llegar a tocar en venues como el Teatro Nacional y el Festival Envision. Este crecimiento acelerado provocó mucha presión y llevó a la agrupación a tomar la decisión de detener el proyecto.

Seis años después, este regreso de Passiflora nació de la necesidad de conectar con las personas a través de la música. La banda salió al escenario contagiándonos de alegría y haciéndonos bailar desde el primer segundo con “Terremoto”. Después nos dejamos llevar por “Coeur Privé” y “Dreamer” con danza aérea y visuales de la naturaleza.

El show de Passiflora fue una montaña rusa de emociones de inicio a fin. Canciones como “Chanson a Moi” hicieron que el Jazz Café se llenara de energía, mientras que otras como “Laugh so Hard” nos invitaron a reflexionar sobre cómo el llanto puede convertirse en canto y hasta en risa. Por su parte “Moonlight” nos envolvió en una atmósfera etérea con un cierre enérgico por parte de Michael Muñoz (bajista) y Mauricio Delgado (baterista), quienes se incorporaron a la alineación en esta nueva etapa.

El concierto también fue un espacio para honrar a las personas que ya no están en este mundo, pero su energía sigue presente con nosotr@s. Andrés Calvo (11:11) fue invitado al escenario a cantar “The Show” junto a la banda en un homenaje a su esposa Paula Rodríguez.

Además de tocar canciones de su álbum “Noches en Vela”, la agrupación estrenó material nuevo como “Hall of Fame”. Héctor Morales (guitarrista) también nos compartió su canción “Las Cosas que no Observamos” que es parte del disco que estrenará pronto como solista.

Passiflora nos regaló una experiencia mágica que nos dejó sin palabras. “La Montaña” fue parte de un cierre lleno de euforia con una bailarina bajando desde las alturas a la pista de baile. Mientras que entre semillas y flores “Like a Tree” nos puso a bailar sin descanso. Al ritmo de las palmas la banda se despidió del escenario con “Riverside” dejándonos con ansias por las sorpresas que tienen para nosotr@s en los próximos meses.

Lea también: Mermelada, la vuelta a escena de 424

Fotografías por: Pablo Murillo.
Copyright © All Rights Reserved

Para conocer más sobre nuestros servicios y creación de contenido para tu marca, contactar vía whatsapp.