Músicos costarricenses y guatemaltecos conectaron con emprendimientos y el público
a través de citas y distintos géneros dentro del icónico Edificio Steinvorth que ha
albergado a tantos artistas de corte nacional como internacional en experiencias
inolvidables.

Music Meetups

STEIN RECORDS FEST se realizó los días 02 y 03 de noviembre, donde el primero se
centró en los artistas propiamente gestionando Music Meetups por 104.7 Hit y Pejibaye
Consulting con el objetivo de enlazar emprendimientos del mercado musical
costarricense. Y así de esta forma generar redes productivas que se tornen en
beneficios para hacer crecer la industria de la música en la región. Lo anterior se
planteó por medio de citas de siete minutos en diferentes mesas de trabajo con
exponentes de la industria como 104.7 Hit, Náufrago, Stein Records y Dadada Imagen.

Acerca del concierto

El domingo 03 de noviembre las bandas invitadas expusieron su material en un evento
gratuito para todo público que celebraba la inauguración del record label Stein Records,
el lanzamiento del EP de la banda costarricense Sportdad y los sencillos de las bandas
guatemaltecas The Lilas, Ishto Juevez y Fraaek.

El concierto inició con sonido local emergente a cargo de Living Indoors quienes con un
aire retro y riffs rockanroleros llenos de energía inauguraron la exposición
centroamericana esa tarde en el Steinvorth. Posteriormente Maldito DeLorean
transportó a la audiencia algunas décadas e incluso a otros planetas cuestionando las
cotidianidades que se habitan con sonidos futuristas. HIJOS dio inicio a eso de las 3:00
p.m. encantando al público con su repertorio experimental pop rock que contó con
canciones como Sirenas, Pueblos y Uno que aunque sean parte de su último álbum, el
cual cuenta con poco más de un año, ya son algunas de las favoritas de los seguidores
de la escena musical en el país.

Lea : Interview With Fabian From Skateadelics

Handmade continuó haciendo presente la diversidad
musical en este festival siendo una de las bandas con los exponentes más jóvenes en
la escena quienes se caracterizan por sus melodías indie rock y brit pop acompañadas
de memorias en sus letras que hacen recordar esos primeros amores colegiales.
The Lilas marcó la llegada del sonido chapín llamando la atención de los espectadores
desde la primera impresión por su atuendo que inspiraba la época de los 50’s por
aproximadamente treinta minutos deleitaron al público finalizando con su primer single
The Sound of Love lanzado en marzo pasado.

Prosiguiendo desde Guatemala Ishto Juevez puso a bailar a más de una pareja compartiendo anécdotas de los inicios del
proyecto en viajes de autobús entre canciones y agradecimientos al sol, el agua y la
Madre Tierra. Finalizando la sección de bandas guatemaltecas Fraaek también invitó a
bailar con batería y sintetizadores en algún punto entre el pop, shoegaze y rock
alternativo con voces de algún lugar lejano en el espacio haciendo a la audiencia gritar
con su despedida del escenario de esa noche.

Liah Sample & Sportdad

Volviendo a las presentaciones de la escena costarricense, Liah Sample acompañada
de palmas conmovió al público con su dulce voz y letras nostálgicas que sugerían un
profundo romance en el lenguaje del pop. Acercándose el final de la noche llegaba la
puesta en escena que los asistentes más estaban esperando, el estreno del EP Yeah,
Yeah, Sure, Whatever de Sportdad, quienes saltaron a la fama con su primer single
Octopus el cual no paraba de sonar en nuestro país.

El crecimiento tan efervescente de
esta banda junto a su genuino talento se ha debido a sus giras por Francia y
Guatemala y al programa de residencias artísticas siendo los primeros en ser parte de
la iniciativa ST/AR Program en el país. Su llegada al escenario fueron los gritos y
aplausos de los espectadores impacientes por escuchar y moverse con el rock
alternativo reminiscente de la década de los 2000. Al empezar la música el “mosh” que
se formaba no dejaba mentir, con canciones como Staring at Him y Space Brothers y
su línea de bajo con un matiz sensual en cualquier dirección la gente no paraba de
bailar y corear. Incluso en algún punto de la noche mientras se observaba a lo lejos a
alguien bailando en alguno de los pilares, la audiencia recibió a Stewart, el vocalista de
la agrupación, al lanzarse del escenario. Con una organización impecable, el STEIN
RECORDS FEST en su primera edición nos dejó esperando las sorpresas que seguro
tendrán preparadas para conectar en el futuro.

Desliza a la derecha para ver la galería completa .